¿Estas planeando un bebé, o estas embarazada? ¡Entonces lee este pots, seguro te encantara!

¿Estas planeando un bebé, o  estas embarazada? ¡Entonces lee este pots, seguro te encantara!

06

dic

Cuando hablamos del embarazo suele venirnos a la mente la figura del ginecólogo. Este especialista es el encargado de velar por nuestra salud reproductiva, además de disipar nuestras posibles dudas. Sin embargo, muchas veces nos olvidamos de la importancia del Obstetra, este doctor es la encargado del período de gestación, el parto y el posparto.


Desde hace miles de años, la labor del obstetra ha sido fundamental a la hora de traer un bebé al mundo. Su misión ha ido evolucionando con los años, y también sus habilidades llegando hoy en día a estudiarse y ser una especialidad muy necesaria  dentro de las Ciencias de la Salud.

Actualmente, sus competencias se focalizan en el embarazo, el parto y el postparto. De igual forma, los obstetras tienen la capacidad de intervenir quirúrgicamente. Llevando a cabo las revisiones de la embarazada tanto en casos de gestaciones normales como en aquellas que presentan un grado de complicación más elevados.

Diferencia entre un Obstetra y un Ginecólogo

  • El obstetra se encarga de las revisiones periódicas durante el embarazo. También estudia todas aquellas complicaciones que puedan surgir durante este, como las enfermedades gestacionales.

  • Y el ginecólogo analiza y diagnostica todas aquellas enfermedades que tienen que ver con los órganos reproductivos femeninos. Dentro de su marco de estudio se encuentra la menstruación, la menopausia o los problemas de fertilidad, aparte de, por supuesto, sus posibles tratamientos.

Pasos que tomará el Obstetra

Si estás embarazada o sospechas estarlo, lo indicado es que acudas a un especialista en esta área, recuerda que durante el embarazo debes acudir regularmente a tu médico, en este caso el obstetra, este te recomendará inicialmente  un análisis de orina, este se realiza para descartar problemas como infecciones urinarias, diabetes o enfermedades consanguíneas. Para estas últimas en muchas ocasiones el doctor le pide al padre del bebé que también se realice dichas pruebas.

Lo siguiente será solicitar una ecografía y calcular la posible fecha del parto. Existen diversas calculadoras que con solo añadir los datos pueden hacer el cálculo, pero también suele usarse el método original. Este consiste en sumar 280 días a la fecha del inicio de la última regla.

A partir de la sexta semana de embarazo ya será posible oír los latidos fetales. Durante los meses siguientes se irán realizando más pruebas y ecografías, hasta la última etapa del embarazo.

Si usted está sana y no hay ningún factor de riesgo que pueda complicar el embarazo, probablemente bastará con que se hagan exámenes prenatales cada cuatro semanas hasta la semana 28 de embarazo, a partir de entonces, cada dos semanas hasta la semana 36 de embarazo y luego una vez por semana hasta el parto, A partir de esta semana las visitas son más constantes, debido a que el parto se aproxima.

A lo largo del embarazo,el obstetra  le tomará la tensión arterial al tiempo que evalúa el crecimiento y el desarrollo del bebé palpando el abdomen, midiendo su  vientre y escuchando el latido cardíaco del bebé, a partir del segundo trimestre de embarazo le practicarán varias pruebas de diagnóstico prenatal, incluyendo análisis de sangre y de orina, exploraciones del cuello uterino y algunas ecografías más.

Cuidados Durante el embarazo

Ahora que estás comiendo para dos o más, debes olvidar las dietas, no comer desmedidamente pero necesitarás aproximadamente 300 calorías diarias más de lo habitual, sobre todo cuando el embarazo esté bastante avanzado y el bebé crezca más deprisa. Es necesario qeu sepas que cada doctor puede darte un número diferente de calorías, todo depende de cuántos bebés esperas y si eres de contextura gruesa o delgada.

Comer de forma saludable siempre es importante y especialmente durante el embarazo. Por lo tanto, asegurate de que las calorías que ingieres proceden de alimentos nutritivos que contribuirán al crecimiento y desarrollo de tu bebé.

Intenta seguir una dieta equilibrada que incorpore los siguientes alimentos:

  • Carne magra

  • Frutas

  • Verduras

  • Pan integral

  • Productos lácteos de bajo contenido en grasas, entre otros

También necesitarás calcio, hierro y ácido fólico. tu doctor te recetará vitaminas prenatales para estar seguro de que tanto tu como tu bebe en proceso de crecimiento se esten bien alimentados. De todos modos, el hecho de tomar vitaminas prenatales no significa que sigas una dieta desequilibrada. Es importante que recuerdes que debes alimentarte bien. Las vitaminas prenatales son suplementos para completar la dieta, no la única fuente de nutrientes.

Es importante que duermas todo lo que tu cuerpo te pida. Probablemente te sentirás más cansada de lo habitual. Y, a medida que vaya creciendo tu bebé, te costará cada vez más encontrar una postura cómoda para dormir.

Cosas a evitar


  • Drogas

  • Alcohol

  • Nicotina

  • Cafeína

  • Alimentos no pasteurizados

  • Medicamentos que no tengan prescripción médica

  • Permanecer cerca de las eses de la mascotas

Complicaciones comunes en el embarazo

Presión arterial alta:  También llamada hipertensión, ocurre cuando se estrechan las arterias que transportan la sangre del corazón a los órganos del cuerpo. Esto hace que aumente la presión en las arterias. En el embarazo, esto puede dificultar el pasaje de sangre a la placenta, que brinda nutrientes y oxígeno al bebé; Un flujo sanguíneo reducido puede ralentizar el crecimiento del bebé y hacer que la madre corra más riesgo de trabajo de parto prematuro y preeclampsia.

Diabetes gestacional: Se habla de diabetes gestacional cuando una mujer que no tenía diabetes antes del embarazo desarrolla la enfermedad durante el mismo.

Preeclampsia: La preeclampsia es una enfermedad grave que puede provocar un parto prematuro. Se desconoce su causa, pero algunas mujeres tienen mayor riesgo. Los factores de riesgo incluyen, primer embarazo, preeclampsia en un embarazo anterior, problemas existentes como presión arterial alta, diabetes, enfermedades renales y lupus eritematoso sistémico, tener de más 35 años, embarazo múltiple y  Obesidad.

Trabajo de parto prematuro:  El trabajo de parto prematuro es el trabajo de parto que comienza antes de las 37 semanas de gestación, un bebé nacido antes de 37 semanas corre más riesgo de tener problemas de salud, en la mayoría de los casos debido a que los órganos como los pulmones y el cerebro terminan de desarrollarse en las últimas semanas de gestación entre las 39  y las 41 semanas.

Aborto espontáneo: Es el término utilizado para describir la pérdida del embarazo por causas naturales antes de las 20 semanas de gestación. Según el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos se estima que un  20% de los embarazos terminan en un aborto espontáneo. Los signos pueden incluir sangrado vaginal o manchas, calambres o pérdida de líquidos por la vagina. Sin embargo, el sangrado vaginal no significa siempre que una mujer esté teniendo o vaya a tener un aborto espontáneo.

Anemia por deficiencia de hierro: La anemia ocurre cuando el recuento de glóbulos rojos hemoglobina o hematocritos es bajo. La anemia por deficiencia de hierro es el tipo de anemia más común. El hierro es parte de la hemoglobina que permite a la sangre transportar oxígeno. Las mujeres embarazadas necesitan más hierro de lo normal para el bebé en desarrollo.

Depresión:  Algunas mujeres tienen una tristeza extrema durante el embarazo. No hay una única causa de depresión, pero podría ser el resultado de cambios hormonales, estrés, antecedentes familiares o cambios en la química o la estructura del cerebro.

Problemas fetales:  Los posibles problemas en el feto incluyen disminución de los movimientos luego de 28 semanas de embarazo y tener un tamaño más pequeño de lo normal. Estos embarazos con frecuencia requieren un seguimiento más exhaustivo y más pruebas como exámenes por ultrasonido, monitoreos cardíacos fetales y perfiles biofísicos.

Placenta previa: Este problema se presenta cuando la placenta cubre parte de la abertura del cuello uterino dentro del útero. Puede provocar sangrado sin dolor durante el segundo y el tercer trimestre. El profesional de la salud podría indicarle que haga reposo. Podría requerir hospitalización si el sangrado es abundante o continúa ocurriendo.

Desprendimiento de la placenta: En algunas mujeres, la placenta se desprende de la pared uterina. Esta separación o este desprendimiento pueden ser leves, moderados o graves. Si es grave, el bebé no puede obtener el oxígeno y los nutrientes necesarios para sobrevivir.

¡Recuerda que en el Tolima contamos con uno de los mejores doctores en  Ginecología y Obstetricia, si deseas contactarlo para que el haga seguimiento de tu embarazo, no dudes en hacerlo!

Jeinny Yuliany Tovar, Autor

Ver también

  • CEDICAF: más de 4 décadas trabajando por la salud de los colombianos.
    Ver
  • Oxitolima: comprometidos con la salud de los tolimenses
    Ver
  • Conozca lo que es el diagnóstico prenatal: seguridad antes del nacimiento
    Ver
  • Dr. Miguel Tovar: Mano a mano con la vida: la perseverancia es la clave
    Ver
  • DR Juan Carlos Niño: Jugando a ser Pediatra: “El trabajo debe ser un hobbie”
    Ver

Comenta ¡Ahora!