Con estos tips bajaras de peso saludablemente, ¡Inicia ya!

Con estos tips bajaras de peso saludablemente, ¡Inicia ya!

27

nov

Adelgazar nos ayuda a vivir mejor, a sentirnos más ligeros, nos ayuda a mejorar nuestro autoestima y nos ayuda a tener una mejor calidad de vida. Bajar de peso de una manera saludable implica un compromiso con tu plan de dieta y mucha paciencia. También es fundamental que sigas pautas en el uso de un método saludable para bajar de peso con el fin de mantener tu peso una vez que hayas llegado a tu meta.


Lo primero que debes entender, es que cada persona es diferente y por ende tiene un metabolismo diferente, por eso algunas personas tienden a bajar muy rapido de peso mientras que otras no; Pero esto no quiere decir que sea imposible, a continuación mencionaremos algunos pasos para que puedas bajar de peso saludablemente.

Contacta a tu doctor y mencionale tu necesidad de bajar de peso

Asegúrate de que sea necesario que bajes de peso es decir, que desees bajar porque realmente está afectando tu salud y estilo de vida, no porque simplemente creas que estás pasado de peso, si eres mujer preguntale a tu doctor si es un buen momento para iniciar a bajar de peso, probablemente él te sugerirá realizarte una prueba de embarazo y  te examinará para verificar que no presentes ningún problema de salud.

Si tienes un problema de salud como hipertensión, diabetes o problemas cardiovasculares debes comentarle tu estado de salud a  tu doctor antes de empezar una dieta y un plan de ejercicios. Debes hablar con tu doctor sobre muchos factores (incluidos tu edad, peso actual y salud física general) con el fin de empezar una dieta y plan de ejercicios sin ningún percance. Esta es nuestra primer sugerencia y regla de oro  en realidad es fundamental que un doctor te chequee regularmente para saber como vas con tu peso y si tu estado de salud no se ve  afectado, así que no dudes ni por un momento en asesorarte.

Establece metas razonables y realistas

Bajar de 1 a 2 libras por semana es una meta saludable y razonable. Date el tiempo que necesites para alcanzar tu meta de pérdida de peso.   Aunque puede ser tentador que sigas dietas de moda que te prometen bajar de peso en poco tiempo, recuerda siempre que un método lento pero constante es la manera más saludable y efectiva de bajar de peso, en realidad las marcas que te prometen esta técnica de “Baja rápido de peso como por arte de magia con estas pastillas” en realidad no les interesa tu salud y en muchas ocasiones las personas pueden bajar de peso, pero su salud se empieza a ver afectada, estas no son sostenibles a largo plazo y  una vez que dejas de consumirlas, en la mayoría de los casos, recuperarás el peso que perdiste y tal vez un poco más; Así que nuestro consejo es que vayas lento pero seguro.

Incorpora un plan de alimentación y de ejercicio

La persona baja de peso cuando quema más calorías de las que consume. Tu doctor te ayudará a determinar la cantidad de calorías que consumes cada día según tu constitución, edad, sexo y estilo de vida. Tu consumo calórico diario debe disminuir de 500 a 1000 calorías y tu nivel de actividad física debe aumentar para que quemes más calorías. No establezcas metas de calorías diarias muy bajas, si omites una de tus comidas o consumes muy pocas calorías, tu cuerpo empieza a almacenar calorías como grasa en vez de quemarlas.

Sé flexible en tu comida y en tu rutina de ejercicio y recuerda que en muchos casos es más efectivo bajar de peso cuando estás en algún grupo de apoyo o vas al gimnasio, al estar rodeado de otras personas que al igual que tú desean bajar de peso empiezas a notar su cambio y te motivas.

Ten una actividad física moderada de 150 minutos o más por semana o una actividad o ejercicio aeróbico de 75 minutos o más, divididos de manera uniforme a lo largo de la semana.

Incorpora en tu alimentación los 5 grupos de alimentos

Frutas

Verduras

Cereales

Proteínas

Productos lácteos

La mitad de tu plato debe estar cubierto con vegetales verdes y frutas, y la otra mitad con proteínas y granos. Los mejores productos lácteos que puedes incluir en tu dieta son los libres de grasa y descremados.

Algunas fuentes buenas de proteínas son las carnes magras es decir toda aquella carne que tiene un contenido muy bajo de grasa y un porcentaje de proteínas más elevado que el resto de tipos de carnes.

Frijoles: Los frijoles y las legumbres son ricas en proteína vegetal, fibra, vitaminas del grupo B, hierro, ácido fólico, calcio, potasio, fósforo y zinc. La mayoría de los frijoles también tienen pocas grasas.

Pescado: El contenido en grasas del pescado es relativamente bajo si se compara con la carne. Por ello es un alimento muy recomendado en las dietas sanas.

Frutos secos: Son uno de los aperitivos más consumidos por su accesibilidad y sus beneficios para la salud. Son ricos en vitamina E y grasas saludables.

Semillas: Una semilla es vida, es un alimento vivo. Es imposible comer una semilla cruda y no derivar nutrición.

Huevos: Tienen proteína de alto valor biológico, pocas calorías por unidad, carotenoides, fósforo, zinc, selenio, omega 3, un sinfín de vitaminas sobre todo en la yema.

  • Consume 3 porciones de productos lácteos al día. No comas queso crema, nata ni mantequilla.
  • Escoge principalmente productos integrales. Algunos ejemplos son la harina de trigo integral, la avena y el arroz integral.

  • Las frutas y las verduras contienen menos calorías que la mayoría de los alimentos, y son fuentes excelentes de nutrientes, vitaminas y minerales. Aunque las frutas son una opción excelente, contienen calorías y azúcares, por lo que debes limitar su consumo diario a unas cuatro porciones, que son unas dos tazas.

El  agua debe ser fundamental en tu dieta

  • El agua ayuda a eliminar líquidos y toxinas.
  • Bebe unos ocho vasos de agua a lo largo del día.
  • Si te cuesta beber, dale sabor al agua mezclandola con zumo de frutas natural.

Algunos alimentos prohibidos en una dieta

Pizza: Una porción puede llegar a tener 400 calorías.

Frituras: Si te gustan mucho no las comas más de una vez a la semana.

Postres: Su harina blanca y su azúcar disparan las calorías.

Aderezos: Una cucharada de mayonesa suma 90 calorías

Azúcar: Es sacarosa (99%) y se obtiene de la caña de azúcar o la remolacha azucarera por un complejo proceso de refinamiento que desnaturaliza el azúcar original. Sólo aporta energía 4 calorías por gramo, se absorbe rápidamente y provoca un aumento de glucosa en la sangre con el riesgo de hipoglucemia posterior.

Alcohol: Sólo aporta una gran cantidad de calorías vacías (7 calorías por cada gramo ingerido) y consume vitaminas y minerales para ser metabolizado. Además de dañar el hígado, provoca deshidratación y aumenta la cantidad de radicales libres que dañan a las células

Alimentos precocinados: Lasaña lista para calentar al horno, tortilla que sólo tienes que sacar del plástico, palitos de pescado, empanadas o croquetas que se venden listas para freír y todos los alimentos que ya vengan preparados y solo necesitan calentar, contienen más grasa de la habitual.

Barbacoas: Son ricas en alimentos grasos como el chorizo, la morcilla, las chuletas, etc. Sin olvidar que la carne chamuscada, contiene benzopirenos, sustancias carcinógenas implicadas en la aparición de tumores.

Sigue los pasos uno a uno, y mentalizate a lograrlo y seguro a la vuelta de unos meses podrás verte totalmente diferente, y que mejor que iniciar ya, con eso recibes el año nuevo totalmente transformado.

Jeinny Yuliany Tovar, Autor

Ver también

  • Cáncer de colon
    Ver
  • ¿Cómo crea el cerebro nuestra realidad?
    Ver
  • Calorías, sobrepeso y salud
    Ver
  • Un sueño que nace del corazón – Dr. Ronald Ortiz
    Ver
  • “El amor por la medicina nace del contacto cotidiano” – Dr. Javier Pardo
    Ver

Comenta ¡Ahora!