¡Conoce algunas de las enfermedades de los ojos y problemas de visión más comunes!.

¡Conoce algunas de las enfermedades de los ojos y problemas de visión más comunes!.

04

dic

El Ministerio de Salud calcula que a la fecha ya son más 2,6 millones de personas afectadas visualmente en Colombia. Se estima que el 40% de los problemas de visión están relacionados con errores de refracción que pueden mejorarse con uso de anteojos tanto en niños como en adultos.


Los problemas de visión como mencionamos anteriormente son los errores de refracción, conocidos más comúnmente como vista corta es decir, miopía, hipermetropía, astigmatismo y presbicia. Los errores de refracción ocurren cuando la forma del ojo evita que la luz se enfoque directamente en la retina. El largo del globo ocular (más corto o más largo), ciertos cambios en la forma de la córnea o el envejecimiento del cristalino pueden causar errores de refracción. La mayoría de las personas tiene una o más de estas enfermedades.

¿Qué es la refracción?

La refracción ocurre cuando la luz cambia su dirección al pasar a través de un objeto hacia otro. La visión ocurre cuando los rayos de luz se desvían (son refractados) al pasar a través de la córnea y el cristalino. Esta luz es enfocada luego sobre la retina. La retina transforma la luz en impulsos eléctricos que se envían al cerebro a través del nervio óptico. El cerebro interpreta estos mensajes, convirtiéndolos en las imágenes que vemos.

Dentro de LOS ERRORES DE REFRACCIÓN, encontramos:

  1.  Miopía: Es un trastorno en que los objetos cercanos se ven con claridad, mientras que los objetos lejanos se ven borrosos. Con la miopía, la luz se enfoca delante de la retina en vez de hacerlo sobre la retina.

  2.  Hipermetropía: Llamada también hiperopía es un tipo de error de refracción común donde se puede ver los objetos distantes con mayor claridad que los objetos cercanos. Sin embargo, las personas experimentan la hipermetropía de formas diferentes. Puede que algunas personas no noten ningún problema con su visión, especialmente cuando son jóvenes. Mientras para las personas con una hipermetropía considerable, la visión puede ser borrosa para objetos a cualquier distancia, sean de cerca o de lejos.

  3.  Astigmatismo:  Es un trastorno en el que el ojo no enfoca la luz de forma pareja sobre la retina, el tejido sensible a la luz en la parte posterior del ojo. Esto puede hacer que las imágenes se vean borrosas o alargadas.

  4.  Presbicia: Es una condición relacionada con la edad, en la que la capacidad de enfocar de cerca se vuelve más difícil. A medida que el ojo envejece, el cristalino ya no puede cambiar de forma lo suficiente para permitir que el ojo enfoque en los objetos cercanos con claridad

Otros tipos de enfermedades de la visión

  • Catarata:

​Pérdida visual lenta y progresiva, que sucede habitualmente durante meses o años y afecta a uno u ambos ojos. Se pueden sufrir deslumbramientos, en especial con las luces frontales por la noche, y disminución en la percepción de los colores. Los síntomas particulares dependen de la ubicación y la densidad de la opacidad.

Tipos de cataratas

Nuclear: Coloración amarillenta o parda de la porción central del cristalino en la biomicroscopía. Típicamente, el deterioro visual es más pronunciado en la visión lejana que en la visión cercana.

Subcapsular posterior: Las opacidades se localizan cerca de la superficie posterior del cristalino y a menudo forman una placa. Se aprecian mejor mediante retroiluminación contra el reflejo rojo de fondo. Son frecuentes el deslumbramiento y la dificultad de lectura. Puede estar acompañada de inflamación ocular, uso prolongado de esteroides, diabetes, traumatismo o radiación. Suele ser más característica en la gente joven.

Cortical: Opacidades radiadas en la periferia del cristalino que se expanden para abarcar las porciones anteriores y posteriores. A menudo es asintomática, hasta que los cambios aparecen en el centro.

  • Coriorretinopatía serosa central: 

Visión borrosa, percepción de una mancha central, líneas torcidas y problemas de enfoque al leer, son algunos de los síntomas de una coriorretinopatía serosa central u otro problema de retina. El estrés, el embarazo, o la toma de corticoides son algunos de los factores de riesgo.

Tipos de Coriorretinopatía

Coriorretinopatía serosa central aguda:  Dura poco y está autolimitada se resuelve sola, por lo que el pronóstico visual es bueno. En esos casos, hay que esperar aproximadamente tres meses para valorar su evolución.

Coriorretinopatía serosa central crónica:  Las secuelas son más graves La disminución de la agudeza visual está provocada por alteraciones anatómicas. Se producen cambios irreversibles en el epitelio pigmentario, una capa situada debajo de la retina que resulta esencial para el buen funcionamiento de los fotorreceptores. Por ese motivo, es importante realizar un buen diagnóstico para poder planificar un tratamiento en los casos que lo necesitan.

  • Desprendimiento de la retina

La retina es una lámina posterior del ojo sensible a la luz. Un desprendimiento de retina es la separación de esta lámina de la pared ocular a la que normalmente está pegada. El desarrollo posterior de un desprendimiento de retina dará lugar a una visión central borrosa y a una pérdida significativa de la visión en algunos desprendimientos de retina el paciente experimentará una pérdida total de visión en un ojo rápidamente.

  • Glaucoma

El glaucoma es una enfermedad del nervio óptico que suele cursar de una forma crónica, progresiva e irreversible. Se caracteriza por una pérdida del campo de visión, habitualmente asintomática hasta fases avanzadas de la enfermedad y, en la mayoría de los casos, se asocia a una presión ocular elevada.

Tipos de Glaucoma

Glaucoma primario de ángulo abierto: Es el más frecuente, suele aparecer a partir de los 40 años, es de evolución lenta y no presenta síntomas hasta el final, cuando se produce una pérdida de visión. Su diagnóstico suele darse en controles rutinarios en la consulta del oftalmólogo.

Glaucoma de ángulo cerrado: Se puede presentar de forma aguda o crónica. La forma aguda suele cursar con gran dolor ocular, enrojecimiento del ojo y visión borrosa, por lo que la mayoría de los pacientes acuden a un servicio de urgencias, donde se les realiza el diagnóstico. Es una enfermedad grave, con un elevado riesgo de pérdida de visión.

Glaucomas secundarios: Grupo heterogéneo de glaucomas. En ellos existe una causa concreta, con frecuencia otra enfermedad ocular, que genera la elevación de la presión. Entre ellos se encuentran el glaucoma pigmentario, pseudoexfoliativo, asociado a inflamación, secundario al tratamiento con corticoides, neovascular.

Glaucoma congénito: Se presenta en los primeros días o meses de vida del paciente y es secundario a anomalías del desarrollo del ojo durante la gestación. Concretamente se da a nivel de la malla trabecular lugar por donde se produce el drenaje del humor acuoso.

  • Neuropatía óptica hereditaria de Leber

Es un patrón característico de pérdida de visión repentina en hombres jóvenes con antecedentes familiares de ceguera. Es la neuropatía óptica hereditaria más común, su causa es una mutación mitocondrial y su prevalencia es baja, suele afectar en mayor medida a varones jóvenes entre 18 y 35 años, aunque también puede afectar niños menores de edad y adultos de más de 35 años. En las mujeres tiene una incidencia mucho menor.

  • Síndrome del ojo seco

Es muy frecuente lo que podemos nombrar como ojo seco subclínico, es decir, criterios de sequedad en la exploración, pero sin que el paciente tenga síntomas. En estos casos, la estabilidad lacrimal está al límite y solo un factor desencadena todo el proceso, como estar varias horas cerca de un aire acondicionado, comenzar a usar lentes de contacto o cualquier otra cosa habitual puede precipitar síntomas de sequedad.

Algunos de sus síntomas son sensación de sequedad, pesadez de los párpados, escozor, enrojecimiento de los ojos, sensación de cuerpo extraño arena o pestaña dentro del ojo, dificultad para parpadear y fatiga ocular. En un cuadro más severo, se puede añadir visión borrosa y molestias más intensas en forma de pinchazos.

  • Tumores en los párpados y en la órbita

Los tumores son masas anormales de tejido, que pueden ser benignas o malignas (cancerosas). Los tumores palpebrales son aquellos que aparecen en los párpados, mientras que los orbitarios aparecen dentro de la cavidad orbitaria que envuelve el ojo. La exposición solar es el mayor factor de riesgo de aparición de tumores palpebrales.

Tipos de Tumores en los ojos

Tumores palpebrales: Son aquellos que aparecen en los párpados en forma de lesiones, granitos o bultitos que no suelen producir síntomas y en ocasiones pican, escuecen o incluso sangran y pueden formar costras.

Tumores orbitarios:  Son los que se encuentran en la cavidad orbitaria, que envuelve el ojo, por lo que algunos de ellos son de difícil acceso. El paciente puede notar el ojo más salido y/o desviado, o ver doble. Ambos tipos de tumores pueden ser benignos o malignos en cuyo caso hay que intentar extirparlos.

  • Úlcera corneal

Es una herida abierta en la córnea, la estructura que cubre el iris y la pupila de manera similar a cómo los cristales cubren la esfera de un reloj. Las úlceras corneales suelen estar provocadas por infecciones oculares, aunque una extrema sequedad ocular u otros trastornos oculares también pueden producirla. Cuando ya hay pérdida de tejido, se define como una lesión corneal.

 

Si presentan algunos de los síntomas de  los punto que hablamos, recuerda que puedes visitar a tu oculista, ponte en contacto con Orsovision Opticas y trata a tiempo tu problema de visión u enfermedad de ojos!

 

Jeinny Yuliany Tovar, Autor

Ver también

  • Cáncer de colon
    Ver
  • ¿Cómo crea el cerebro nuestra realidad?
    Ver
  • Calorías, sobrepeso y salud
    Ver
  • Un sueño que nace del corazón – Dr. Ronald Ortiz
    Ver
  • “El amor por la medicina nace del contacto cotidiano” – Dr. Javier Pardo
    Ver

Comenta ¡Ahora!