¡Conoce 7 enfermedades comunes del sistema circulatorio!

¡Conoce 7 enfermedades comunes del sistema circulatorio!

21

oct

Cuando acudimos al médico por algún problema de salud uno de los  diagnósticos más preocupantes que nos pueden ofrecer es que estemos sufriendo enfermedades del sistema circulatorio.

No porque sean siempre graves, sino porque las asociamos a menudo con órganos insustituibles e irreparables de nuestro cuerpo, como es el corazón. Si bien el corazón es uno de los posibles órganos afectados, las enfermedades de este tipo no solo inciden sobre el músculo cardiaco. Por eso antes de alarmarse más de lo necesario conviene conocer al detalle los diferentes elementos que conforman el sistema circulatorio del cuerpo humano.

¿Qué es el sistema circulatorio?

También conocido como aparato circulatorio, los principales componentes del sistema son el corazón, las venas, las arterias y la sangre (en conjunto llamado sistema cardiovascular), y los vasos linfáticos y la linfa (sistema linfático).

Este aparato realiza funciones de transporte dentro del organismo humano. Mediante la sangre se entregan los diferentes nutrientes que necesitan los órganos para su correcto funcionamiento, se realiza el aporte de oxígeno, pero también se recogen los deshechos y residuos del metabolismo para expulsarlos en la exhalación o en la excreción, según corresponda.

  • Vasos sanguíneos 

Son conductos musculares que parten desde el corazón, recorren todo el cuerpo y regresan de nuevo al corazón. Están repletos de sangre y permiten que esta alcance cada resquicio del organismo sin que haya perfusión a otros tejidos. Entre los vasos sanguíneos se distinguen dos tipos principales. Por un lado tenemos las arterias, que son los vasos sanguíneos que sacan la sangre del corazón, y las venas, que ejecutan el cometido complementario; es decir, llevan la sangre de vuelta al corazón para que el ciclo de bombeo pueda continuar.

  • El corazón 

Funciona a una velocidad de entre 60 y 80 pulsaciones en reposo, cantidad que puede aumentar considerablemente durante los esfuerzos y que también es mayor durante la juventud y al sufrir enfermedades circulatorias. La sangre entra a una de las cavidades conocida como aurícula y pasa a través de la válvula tricúspide al ventrículo. Los diferentes movimientos musculares que permiten realizar la acción mecánica de bombeo se llaman sístole y diástole.

  • Sistema linfático 

Es una parte a menudo olvidada del aparato circulatorio. Este sistema es el encargado de llevar la linfa unidireccionalmente al corazón. Se trata de un líquido no pigmentado que se entrega en exceso a las células y escapa a espacios intersticiales. Contiene algunas proteínas, siendo mucho más notable su contenido lipídico. La carencia de color se debe en gran parte a que solo transporta glóbulos blancos. Esta es la diferencia fundamental con la sangre.

  • Vasos linfáticos

Una serie de venas especializadas en llevar la linfa al corazón, reciben el líquido de músculos y capilares gracias a las contracciones involuntarias de los músculos, a los movimientos pulsátiles de las arterias cercanas e incluso por la inercia generada en nuestros movimientos con las extremidades.

Toda la linfa recuperada se concentra en unos capilares de mayor relevancia para el organismo conocidos con el nombre de venas subclavias. Otros vasos linfáticos que conviene saber que existen son los conductos, los troncos y los colectores.

  • El bazo 

Es una especie de filtro que se encarga de eliminar de la sangre las alteraciones celulares. En este órgano entran en contacto los linfocitos generados en los órganos linfoides primarios y se activan al entrar en contacto con mutaciones y patógenos.

  • Los ganglios linfáticos 

Actúan de forma similar. Son una especie de nódulos dispuestos en racimo cuya función es la de detectar y combatir infecciones, sustancias no reconocidas por el cuerpo y gérmenes. Se concentran en las partes centrales del organismo y aparecen menos en la periferia.

  • Tejido linfoide de las mucosas

También conocido por sus siglas en inglés, MALT, o como folículos linfoides, está asociado al sistema digestivo, respiratorio, reproductor y excretor. Sus funciones son análogas a las del bazo y los ganglios linfáticos pero su ámbito de acción se remite a zonas concretas de los sistemas mencionados.

¡Principales enfermedades del sistema circulatorio!

1. Aterosclerosis

La arteriosclerosis constituye un grupo de enfermedades caracterizadas por el engrosamiento y pérdida de elasticidad de las paredes de las arterias. Entre estas enfermedades se encuentra la aterosclerosis, que consiste en el depósito de sustancias grasas, principalmente colesterol y triglicéridos, en las paredes internas de las arterias de mediano y grueso calibre. Lo anterior provoca el endurecimiento y la disminución del diámetro de estos vasos sanguíneos y, además, ocasiona un aumento de la presión sanguínea. Esta acumulación de grasas forma una lesión conocida como placa aterosclerótica o ateroma.

El crecimiento de la placa aterosderótica obstruye parcial o totalmente el flujo sanguíneo a través de la arteria, por lo que se suspende la circulación de sangre al tejido que está irriga, cuadro conocido como isquemia. Si el ateroma se forma en una arteria coronaria, el corazón no recibirá el aporte de sangre necesario para funcionar adecuadamente, pudiendo provocar un infarto de miocardio.

2. Hipertensión

La hipertensión es una enfermedad cardiovascular que se desarrolla por la elevación de la presión arterial. Es la que se presenta y diagnostica con mayor frecuencia. La presión arterial alta es causada por el estrechamiento (o vasoconstricción) de las arterias; en este caso, como el espacio por donde circula la sangre es menor, la presión sanguínea dentro de las arterias aumenta. De la misma forma, la circulación da un mayor volumen de líquido a través de las arterias provocando un aumento en la presión sanguínea. La hipertensión puede ser causa de graves problemas de salud, afectando el funcionamiento de distintos órganos, entre ellos, el corazón, los riñones y el encéfalo. Como consecuencia de la hipertensión, el corazón aumenta su tamaño debido al mayor esfuerzo que debe realizar para bombear sangre a través de los vasos sanguíneos. Esto produce una mayor demanda de oxígeno por parte del músculo cardiaco que si no es compensada, puede llegar a provocar un infarto de miocardio. 

3. Infarto de miocardio

El infarto de miocardio, también conocido como ataque al corazón, consiste en la disminución del flujo sanguíneo por el circuito coronario, lo cual provoca la muerte de las células del miocardio, debido a la reducción del aporte de oxígeno.

El infarto al miocardio puede ocurrir debido a la obstrucción de la arteria coronaria, por la presencia de una placa aterosclerótica o de un trombo (coágulo) que actúa como un tapón, evitando la circulación de la sangre en el interior de la arteria. El tratamiento de un infarto, por lo general, necesita de la inyección de fármacos trombolíticos, es decir, que disuelven coágulos y anticoagulantes, como, por ejemplo, la heparina.

Los efectos de un infarto de miocardio dependen del área afectada y del tamaño de la lesión, los cuales pueden ir desde una disminución de la fuerza contráctil del músculo cardíaco hasta la muerte inmediata de una persona si es que el infarto interrumpe el sistema de conducción eléctrica del corazón.

4. Accidente cerebrovascular

Conocidos también con el nombre de ictus, corresponden con dolencias de diferentes tipos. Por un lado están los ictus isquémicos o infartos cerebrales que tienen lugar cuando de forma súbita, cede la irrigación con sangre al cerebro. Los ictus hemorrágicos o derrames cerebrales tienen lugar cuando un vaso que recorre el cerebro se rompe causando una hemorragia encefálica.

Estos problemas tienen mayor incidencia entre los mayores y son más susceptibles de padecer el problema aquellos con una presión arterial elevada o que no practiquen deporte en absoluto.

5. Arritmias

Corresponden a alteraciones del ritmo cardiaco provocadas por fallas en el sistema de control de los latidos del corazón. Estas fallas pueden ser tanto una producción anormal de los impulsos eléctricos como una anomalía en la conducción de impulsos a través del corazón. Cuando las arritmias son graves pueden provocar un paro cardiaco, que consiste en un cese de los latidos del corazón.

Las causas de las arritmias son variadas, pueden ser producidas por fallas congénitas del corazón y también por algunos medicamentos, la cafeína, la nicotina, la ansiedad y el alcohol.

6. Insuficiencia cardíaca congestiva

Se trata de una enfermedad en la cual el corazón es incapaz de realizar el abastecimiento de oxígeno necesario para el adecuado funcionamiento del cuerpo humano. Esto tiene efectos muy diversos sobre el organismo pero uno de los principales es la fatiga. 

La insuficiencia cardíaca suele aparecer al arrastrar otros problemas de corazón, aunque no es inaudito que aparezca espontáneamente. La incapacidad de bombear sangre puede deberse a que el músculo cardíaco está rígido y la sangre no puede entrar a las cavidades o porque el corazón no es capaz de expulsar la sangre correctamente.

7. Linfadenopatía o ganglios linfáticos inflamados

Tiene mayor incidencia en la ingle, el cuello, la axila, detrás de los oídos, bajo la mandíbula y en la nuca, pero puede presentarse en muchas otras partes del cuerpo, allá donde se encuentren los ganglios linfáticos. Se detecta fácilmente por un aumento del tamaño de los ganglios, aparente al tacto. Tiene origen en las infecciones agudas, los tumores, las enfermedades autoinmunes y hasta como contraindicación de algunos medicamentos.

¿Quién está en riesgo de enfermedades vasculares?

Los factores de riesgo de las enfermedades vasculares pueden variar, dependiendo de la enfermedad específica. Pero algunos de los más comunes incluyen:


  • Edad: El riesgo de contraer algunas enfermedades aumenta a medida que envejece.

  • Condiciones que pueden afectar el corazón y los vasos sanguíneos, como la diabetes o el colesterol alto.

  • Antecedentes familiares de enfermedades vasculares o cardíacas.

  • Infección o lesión que daña las venas.

  • Falta de ejercicio.

  • Obesidad.

  • Embarazo solo cuando este es de alto riesgo.

  • Permanecer en una posición por mucho tiempo. (sentado).

  • Fumadores.

¿Se pueden prevenir las enfermedades vasculares?

Hay cosas que puedes hacer para ayudar a prevenir enfermedades vasculares como por ejemplo:

  • Hacer cambios saludables en el estilo de vida: Una dieta saludable para el corazón y hacer ejercicio regularmente.

  • No fumar: Si ya eres fumador, habla con tu médico de confianza para que te ayude a encontrar la mejor manera de dejar de fumar.

  • Mantén tu presión arterial y colesterol bajo control.

  • Si tienes diabetes, controla tu azúcar en la sangre.

  • Trata de no estar sentado o parado durante largos períodos de tiempo: Si debes estar sentado todo el día, haz pausas regularmente o utiliza medias de compresión.

Jeinny Yuliany Tovar, Autor

Ver también

  • De Mayor quiero ser feliz
    Ver
  • Será el Coronavirus la alarmante "Enfermedad X”, una de las 8 enfermedades de riesgo global que la OMS previó hace dos años?
    Ver
  • Estaba preparado para la pandemia, paciente con TOC, según redacción BBC News Mundo.
    Ver
  • Psicólogos aseguran que habrá un "impacto mental" cuando se levante aislamiento, según informe de la UADE
    Ver
  • ¡La indigestión es la enfermedad más común de la época decembrina, conoce todo!
    Ver

Comenta ¡Ahora!